El Ajo Macho


El ajo se ha utilizado desde tiempos inmemoriales en numerosas y variadas formas. Por ejemplo, un papiro egipcio que data de hace más de 3,500 años contiene sobre doscientas recetas a base de ajo para diversos problemas de salud. El ajo ejerce efectos sobre numerosos órganos de nuestro cuerpo y sobre numerosos aspectos de nuestra fisiología.  El problema con el ajo es el olor que delata, incluso a varios metros de distancia, a quien lo consume. Este olor se debe a dos sustancias altamente volátiles llamadas aliina y disulfuro de alilo. Estas se disuelven con gran facilidad en los líquidos y en los gases y al ser trasportadas por la sangre impregnan todos los tejidos de nuestro cuerpo.

El Ajo Macho, es una variedad no muy conocida del ajo comun, la diferencia es que este consta de un solo diente o bulbo, similar a una cebollita, su sabor es mas suave y delicado, especial para comerlo crudo en esaladas o pizzas, se pueden comer también sus hojas picadas.
Su origen es salvaje, crece entre matorrales y normalmente aparece en el mes de mayo-junio, floreciendo aproximadamente en el mes de diciembre, que es cuando la planta en si declina, dejando enterradas junto al bulbo "madre", montones de semillas o bulbitos.


Las fotos que aquí se muestran son ajos recolectados en El Pueblito, paraje de Nogoyá, Entre Rios:


1. Los bulbitos originales, recolectados en marzo del 2008

Ajo-MAcho-campo_2214-copie-1.jpg
© Simón Chávez



Estos fueron plantados en San Vicente, tras casi dos años, sin extraer el bulbo original. Esta es la foto comparativa del ajo cosechado, comparado con uno de tamaño normal:

Ajo-macho_1458.jpg© Simón Chávez


En manos de Pocho Amarillo:

Ajo-macho-Manos_0846.jpg© Simón Chávez


Y esta es la Flor ( foto tomada el 13 de diciembre del 2009)

Ajo-macho-flor_0850.jpg
© Simón Chávez

Y ahora... a comer!
Saludos